Caracol de Menta Fotografía

Si te quedaste con las ganas de volver a llevar ese vestido de novia con el que dejaste hipnotizado a tu novio nada más ingresar a la iglesia, lucir ese peinado de novia que quedó a la perfección con el velo catedral y volver a lanzar al viento un ramo de flores naturales como durante ese gran día, el reportaje post boda les ofrece todo eso y mucho más. Porque no solo se impregnará del estilismo nupcial que quieran mostrar en la sesión, sino también porque se sentirán mucho más relajados por la experiencia previa y porque estarán casi solos durante la toma de fotografías o grabación de video en el lugar de sus sueños.

1. Besos apasionados

Tal vez durante la ceremonia y la fiesta de recepción no hubo oportunidad de robarse esos besos profundos que se dedican muchas veces cuando nadie los ve. ¡Esta es una magnífica ocasión, no la desaprovechen! ¡El reportaje post boda es solo de los dos y quedará para que la revivan cada vez que abran su álbum fotográfico, vean ese video especial o quieran compartirlo con sus mejores amigos!

Dos Fotógrafos

2. Diversión al máximo

Desplegarán toda su coquetería, jugarán, reirán y se arriesgarán a darse un beso sentados a la orilla del mar o nadando. Correrás por los campos con tu vestido de novia sencillo, tomada de su mano, pasearán a caballo teniendo como fondo el atardecer, posarán frente al mejor grafiti de la ciudad o pararán el tráfico aprovechando el cambio de luz del semáforo.

3. Lugares soñados

Dicen que recordar es volver a vivir, ¡así que es momento de hacerlo al máximo! ¿Qué les parece ir al lugar en donde se declararon su amor por primera vez, en el que recibiste tu anillo de compromiso de plata con esa pedida de mano sorpresa o viajar a la tierra natal de ustedes o sus padres?

Triz y Juan

4. Nuevas experiencias

Nuestro Perú es rico en lugares impresionantes por su abundante naturaleza, su rica fauna y cultura. Si tienen las posibilidades y el tiempo atrévanse a explorar otros espacios y descubran todo lo que nuestro país y el mundo les ofrecen. Su luna de miel también sería una buena oportunidad para que esas calles y lugares que llevarán sus pasos sean retratados por un profesional.

5. Momentos de la boda

El protocolo establece una serie de pasos que suelen ser cumplidos al pie de la letra, aunque algunas parejas siempre optarán por realizar un cambio por aquí y otro por allá, de acuerdo con su estilo y preferencias. Pero eso no quiere decir que no puedan repetir algunos de los momentos memorables de la boda, como: el de la liga, el baile romántico o divertido, o el lanzamiento del bouquet de novia lima en medio de un paisaje espectacular. ¡Todo se puede!

Diego Castañeda

6. Las tomas que faltaron

Atender a los invitados, los retoques de la noche, la conversación con algunos amigos o la hora de la comida pudo acaparar su tiempo más de la cuenta, dejándolos con las ganas de tener más fotos de ustedes dos sobre el columpio, abrazados en medio de la decoración del local para matrimonio o compartiendo más pedazos de la torta de matrimonio de masa elástica.

7. Ustedes deciden cuándo

El reportaje post boda puede ser realizado días después de la entrega de las argollas de matrimonio, durante la luna de miel, para algún aniversario o fecha especial, o un día cualquiera que ustedes seleccionen.

Hans & Roxes

8. Estilismo a la medida

Se verán geniales vestidos nuevamente con su outfit nupcial, a los cuales podrán agregarle alguno que otro accesorio original. Y si gustan, hasta cambiarán el estilo que tuvieron: de uno elegante a uno rústico, por ejemplo.

9. El tercero de la foto

Si gustan, su mascota o sus hijos los acompañarán en algunas tomas del reportaje post boda. Verán que se divertirán mucho jugando, posando, siendo espontáneos y creativos, y compartiendo esas horas especiales con estos seres queridos.

Sephia Fotógrafos

10. Cero preocupaciones

Los invitados que recibieron las tarjetas de matrimonio elegantes ya disfrutaron de la fiesta, los proveedores hicieron su mejor trabajo y tus damas de honor quedaron perfectas en sus vestidos largos de fiesta. ¡Todo eso ya pasó y realmente fue maravilloso! ¡Algo para recordar! Ahora será momento de seguir disfrutando, pero esta vez sin los nervios ni temores del gran día.

Decidan cuándo, en qué lugar y qué fotógrafo será el responsable de ayudarlos a recordar por siempre su reportaje post boda. Alisten todo con tiempo, verifiquen sus horarios, coordinen con el (la) experto (a) y déjense llevar por la tranquilidad del momento, diviértanse como solo ustedes lo saben hacer, atrévanse a jugar, no temas mojar tu vestido de novia 2019, y si les gusta la idea, consideren llevar su tarjeta de matrimonio para que le encuentren una composición especial.