Los pies, con sus 26 huesos y 33 articulaciones son importantes cada día, pero el día en que llevas tu vestido de novia, lo son más. No solo cumplen la labor de soportar tus movimientos, mantenerte en pie y balancearte, sino que contribuyen a mantener todo tu cuerpo alineado y a que tu peinado de novia luzca precioso. Su condición será decisiva en tu bienestar físico y emocional, así que presta atención a estos consejos para que en el camino a recibir la argolla de matrimonio, los sientas más fuertes, saludables y confortables que nunca.

1. Lávalos dos veces al día: crea el hábito

Los pies tienden a estar más secos y sudorosos que otras partes del cuerpo. Además de lavarlos en la mañana, junto con tu ducha habitual, es importante que los laves en la noche al llegar a casa. Hazlo siempre con jabón y agua tibia, con énfasis en el espacio entre los dedos y en tus uñas. Para eliminar las durezas superficiales, tres veces por semana y mientras los lavas, exfolia la piel con una piedra pómez, haciendo suaves movimientos circulares alrededor de los talones o donde suelen aparecer callosidades.

Dos Fotógrafos
Dos Fotógrafos

2. Hidrátalos: requieren más cuidado del que imaginas

La piel de los pies, a diferencia de otras partes del cuerpo, se debe hidratar en la noche. Si se hace en la mañana y luego se meten los pies en el interior de un calcetín o zapato, se da una mezcla de hidratación y sudor poco saludable para los pies. Así que, siempre, luego de lavarlos y antes de dormir, hazte un masaje de 3 o 4 minutos con crema hidratante, vaselina o alguna crema podológica creada especialmente para los pies. En casos de sequedades muy evidentes, que no quieras lucir con tu vestido de novia sencillo, hidrata la zona y cúbrela con film transparente, déjalo toda la noche y repítelo máximo 3 veces.

3. Mantén los pies secos y frescos

El pie de atleta y otros hongos indeseables suelen crecer en ambientes húmedos. A excepción del día en que lleves puesto tu modelo de vestido de novia y para evitarlos, procura utilizar medias de fibras naturales como el algodón o la lana. Las fibras sintéticas impiden que los pies transpiren adecuadamente, lo que favorece la sudoración. Cámbiate las medias a menudo, especialmente si sudas mucho. Esta es la mejor forma de prevenir los hongos y los malos olores.

Micho & Fiore
Micho & Fiore

4. Corta tus uñas como se debe

Cada dos semanas corta las uñas de tus pies para mantenerlas fuertes y saludables. Hazles cortes rectos, sin curvar las esquinas. Cortarlas en la forma equivocada puede causar que se encarnen, lo cual resulta muy doloroso. Evita dejarlas demasiado cortas. Además de encarnarlas, puedes causarte una infección. Ahora, si realmente quieres unas uñas curvas, y llevarás unas sandalias con tu vestido de novia civil, crea curvas ligeras con la lima, no con el cortaúñas.

5. Hazte las pedicuras necesarias

Además de la pedicura obligatoria para el día en que llevarás tu vestido de novia con encaje, procura tener una cada dos semanas. Aunque puedes hacértela en tu salón de belleza de confianza, cuando la hagas en casa, incluye al menos estos pasos: masajea tus pies, sumérgelos en agua tibia entre 10 y 15 minutos, exfólialos, remueve sus callosidades, corta las uñas, empuja sus cutículas con un palito de naranja, hidrátalas con aceite, aplica una crema hidratante y si quieres, aplica algún esmalte en tus uñas. Recuerda, el esmalte no deja respirar tus uñas y puede mancharlas, así que úsalo con moderación.

PassionLove Films
PassionLove Films

6. Elige bien tus zapatos

Aunque no siempre el confort sea un criterio, procura elegir zapatos que no solo te hagan lucir bien. Es preferible que los zapatos que lleves normalmente, e incluso los que lleves con tu arreglo floral para boda, sean flexibles y adecuados a la época del año, sujetos al tobillo y con una superficie semirígida en el talón. Procura que estén fabricados con materiales transpirables y evita las suelas completamente planas o las puntas estrechas, pues pueden provocarte la aparición de los desagradables juanetes.

El día de tu boda caminarás, correrás, saltarás e incluso, en medio de tu decoración para matrimonio, bailarás. ¿Te habías dado cuenta de todo lo que harán tus pies por ti? Por eso merecen toda tu atención y cuidado: mímalos antes y luego de tu boda. Bien sea un matrimonio en el campo, en la ciudad o en la playa, haz que tus pies den bien este primer gran paso.