Organízate
Organízate

Algunas parejas no pueden imaginar una boda sin niños, otras en cambio, por el presupuesto, la capacidad del lugar o por preferencia personal, desean justamente lo contrario. Por fortuna, una boda para adultos ya no es una rareza y con ciertas consideraciones, organizarla no herirá ninguna susceptibilidad. Además de no preocuparse por una torta de matrimonio especial, ¿saben lo que deberían indicar su diseño de partes de invitación, o si pese a ser una celebración de adultos, unos tiernos pajecitos pueden llevar sus argollas de matrimonio? A continuación, una guía completa para que organicen una divertida y bien venida boda para adultos.

1. Defínanlo con claridad y juntos

Cuando elijan sus invitados, al igual que con su modelo de torta de matrimonio, asegúrense de que quieren lo mismo. Puede que quieran hacer una prohibición definitiva o que quieran hacer excepciones con los recién nacidos o los niños de sus familiares más cercanos. Determinen si se refieren a los menores de 14 años, o si será una boda solo para mayores de 18. Defínanlo con base en las edades y características que ya conocen de los niños de sus familias. En cualquier caso, lo aconsejable es que haya una sola regla para todos los invitados. No querrán que se piense que hay preferencias.

Bravo Zulu
Bravo Zulu

2. Consideren las ventajas

Las razones para tener una boda solo para adultos son diversas. Sin embargo, conocer sus ventajas puede ayudarles a asumir su decisión con seguridad. Además de que sus amigos y familiares tendrán la libertad de celebrar, sin preocuparse por la hora de ir a la cama, los pañales o las posibles travesuras, podrán elegir un lugar que no requiera ser a prueba de niños. Igualmente, planear la boda, incluyendo el orden de las mesas y los menús, será más sencillo y económico. En cualquier caso, la decisión depende de ustedes y del tipo de celebración que busquen ofrecer a sus invitados.

3. Aclárenlo con delicadeza

Tanto en los Save-the-Date como en sus partes de matrimonio elegantes, relacionen exactamente las personas invitadas a su celebración. Eviten relacionar solo el apellido. Especifiquen los nombres y remitan a sus invitados al sitio web de la boda, lugar ideal para precisar esta información. Eviten frases como “no se admiten niños” o “sin niños”. Lo ideal es precisarlo con frases como “Aunque amamos a los niños, por favor tener en cuenta que la boda será solo para adultos. Gracias por su comprensión”. Siempre es más amable anotar que es para adultos, sin mencionar que se excluye a los niños.

Matanga Producciones
Matanga Producciones

4. Explíquense, con sus actos y palabras

La decisión sobre no tener niños en su boda es solamente suya. Sin embargo, para no causar polémicas, lo ideal es que una boda para adultos sea en un ambiente donde normalmente no hay niños, como una boda elegante en la noche. No sería lógico, por ejemplo, que en un matrimonio en el campo celebrado en la mañana, no haya niños. En todo caso, una vez tomen la decisión, asúmanla desde el comienzo y hasta el final, sin excepciones que puedan incomodar a los invitados. Cuando lo consideren necesario, acompañen la invitación con una llamada que explique parte de sus motivos.

5. ¿Podrían tener pajecitos?

Aunque sea una boda para adultos, si así lo quieren, pueden contar con los pajecitos para lanzar los pétalos de flores y llevar los aros o algunos arreglos florales para boda. Si además de la ceremonia, les acompañan en la recepción, preparen un plan para su cuidado. Contraten un servicio profesional de cuidado en un espacio dentro de la misma recepción con actividades manuales apropiadas para su edad y comidas que ellos encuentren divertidas.

Joanna Pantigoso
Joanna Pantigoso

6. Consideren a los invitados que vienen de lejos

A la hora de tomar esta decisión, consideren especialmente a quienes viajan para asistir a su boda. Además de que desplazarse implica al menos el gasto en un vestido para fiesta de noche, aún sin niños sus invitados tendrán que hacer una inversión importante. Asuman que esto puede llevar a que algunos no asistan a la boda. Así que si desean su compañía, facilítenles con anticipación las condiciones para que asistan, organizando un lugar o contratando una persona para el cuidado de los niños.

Una boda sin niños es la oportunidad para que muchos de sus amigos y familiares disfruten distendidamente de la celebración y hagan uso de sus más vistosos vestidos de fiesta. Además de no tener que estar pendientes de que se caigan los centros de mesa para boda, podrán bailar toda la noche y tomar lo que prefieran. Saquen provecho de estas ventajas y hagan que su boda para adultos sea un recuerdo alegre e inolvidable.