PassionLove Films
PassionLove Films

Suele decirse que una mujer rumbo al altar debe usar algo viejo, algo nuevo, algo prestado y algo azul en su vestido de novia o bien deben estar presentes en algunos elementos de la decoración para matrimonio. Esta tradición, originada en el deseo de proteger a la novia del mal, proviene de una rima inglesa de finales del siglo XIX, según la cual llevar los cuatro elementos auguraba para la pareja bendiciones y fertilidad. Aunque actualmente esta costumbre significa algo diferente, lo que representa sigue siendo importante. Cumplir la tradición no es obligatorio, pero llevar algo viejo, nuevo, prestado y azul, es una forma linda y divertida de unir pasado, presente y futuro. ¿Quieres descubrir lo que significa cada elemento y llenarte de ideas para representarlo en tu outfit y bouquet de novia? ¡Continúa leyendo!

1. Algo viejo: recordar es vivir

Este elemento representa la continuidad de la unión y la conexión con el pasado y la familia. Es la oportunidad para usar una joya, un accesorio o una prenda de vestir de tu mamá, tu abuela o una tía. Puede ser un regalo de tus padres, como una peineta, un prendedor o un broche, un pasador, un pin o incluso un collar de perlas o unos aretes que hayan sido utilizados generación tras generación. Sorprende a las mujeres de tu familia usando el modelo de vestido de novia de tu abuela o de tu mamá. Y si no te queda, incorpora en tu atuendo partes de los viejos vestidos: ¿qué tal un cinturón de encaje o un delicado y original listón para tu bouquet?

Bill Zegovia Fotografía y Video
Bill Zegovia Fotografía y Video

2. Algo nuevo: lo mejor está por venir

Lo nuevo simboliza el optimismo y la esperanza hacia el futuro. Representa la bienvenida a tu nuevo capítulo de vida. El día de la boda es fácil completar este requisito, depende de ti si lo das por hecho con los accesorios y el vestido de novia con encaje, o si lo haces especial con algún elemento que te encante y que de un toque particular a tu atuendo. Es la ocasión para llevar una tiara de cuarzo brillante, o para dar rienda suelta a tu romanticismo bordando tu apellido y el de tu futuro esposo bajo tu vestido. Si la boda es en invierno ¿por qué no llevar una delicada capa que cubra tus hombros, escogida precisamente para el día de tu boda?

3. Algo prestado: mi felicidad es tu felicidad

Llevar un elemento que pertenezca a una persona o una pareja felizmente casada, implica que te será transmitida su buena fortuna. Busca la pareja más feliz que conozcas y pídele en préstamo algo que armonice con tu atuendo. Simbólicamente estarás tomando prestada su felicidad para que perdure por el resto de tu vida. Pueden ser los aretes, el dije, la pulsera, el prendedor, el velo, la tiara o los zapatos de tus adoradas hermanas o primas. Anímate a pedirle a una de tus tías un broche para sujetar tu vestido de novia sencillo, o para agregar algo de brillo a tu bouquet de novia civil.

PassionLove Films
PassionLove Films

4. Algo azul: pureza y fidelidad para siempre

Lo azul es muestra de las tres cualidades de un matrimonio sólido: el amor, la fidelidad y la pureza. Tradicionalmente este color se llevaba oculto o invisible, en un corazón de tela pegado al vestido. Y aunque todavía lo puedes llevar oculto, y reservarlo solo para tu esposo con una lencería azul turquesa o un liguero azul cielo, lo puedes llevar de muchas formas: en unos zapatos azules con brillo, en el diseño de fantasía de tu manicura, en las flores de tu bouquet, en las piedras preciosas de tus joyas o en una estilizada faja de satín. ¿No sería hermoso que tu vestido de novia civil fuera de color azul pálido o que el velo fuera de color azul cielo? Le darías a tu look bridal un toque mágico.

La boda es la más hermosa y significativa de las costumbres. Y si de tradiciones se trata ¿por qué no cumplirlas todas? Lleva cada elemento con sentido e incluye a tus familiares y amigos en la magia y la ternura de desear para ti y tu futuro esposo el mejor destino posible. Que el aprendizaje del pasado, la felicidad del presente y la esperanza del futuro se hagan realidad en cada detalle: desde el arreglo floral para boda que llevarás en tus manos, hasta los accesorios de tu peinado de novia. Que la tradición contribuya a un futuro que perdure ¡felicidades!