Edinson Photography

Cuando se trata de una sesión fotográfica para novios, sea preboda o postboda, se evoca normalmente a la naturaleza en su máximo esplendor. Bosques infinitos, atardeceres en la playa o imponentes paisajes escarpados. Como cuando te dicen ¡me caso! y te imaginas la decoración para matrimonio y el vestido de novia junto al ramo de flores naturales. Déjennos decirles qué hacer realidad ese sueño cada vez es más fácil gracias a la infinita oferta de destinos nacionales que tiene el Perú. Y claro está, a la creatividad y flexibilidad de los fotógrafos nupciales, deseosos de retratar los mejores momentos en la vida de sus clientes. Para darles una mano con la tarea hemos elaborado una lista de 15 lugares donde hacerlo realidad, para que puedan comenzar con sus reservas.

1. Máncora: la playa perfecta para una sesión inolvidable

Si existe un destino veraniego que atrae visitantes nacionales y extranjeros ese es Máncora. Apostado en el norte peruano, se corona como uno de los sitios donde retratar fotos maravillosas teniendo como lienzo un mar azul de aguas cálidas. Si es que no lo han elegido ya como escenario para su matrimonio en la playa, claro. Tanto caminando descalzos por la orilla o quién sabe, desde lo alto de una de las terrazas de los cientos de hoteles apostados uno tras otro. No olviden llevar la vestimenta blanca clásica en este tipo de foto.

Renato Ghilardi

2. Zorritos y sus atardeceres de ensueño

Si desean una sesión fotográfica “lejos del mundanal ruido” sin renunciar a una playa paradisíaca del norte peruano, entonces los invitamos a colocar en su lista a Zorritos. Las cabalgatas en la hora dorada son impresionantes en esta playa tumbesina, que tiene merecida fama de exclusividadArena blanca y un mar turquesa de atardeceres espectaculares: el mejor contexto natural idílico donde retratar su romántica sesión pre o postboda. Quién sabe, con un trash the dress incluido.

3. Huanchaco: mar y cultura en una sola imagen

¿Buscan el equilibrio perfecto cultura y playa? entonces su destino es Huanchaco. Fotos en sus viejos muelles, malecón y ¿por qué no? durante un romántico paseo sobre un caballito de totora durante el sunset . Atención parejas de decoración vintage de boda, que este podría ser ese contexto nada despreciable para una sesión preboda donde conseguir un save the date original.

Oh Sweet Fotografía

4. Paracas: historia y naturaleza

Para los novios a los que se les complica la logística para llegar hasta lo más profundo del país. Sea porque no pueden ausentarse mucho tiempo de sus trabajos o cuyo presupuesto escapa de sus manos, Paracas es uno de esos sitios ideales. De belleza ancestral y hermosas playas se convierte en ese escenario con todo lo necesario para unas fotos de película. Que le haga justicia ese vestido de novia con encaje que acabas de estrenar. Caídas de sol espectaculares, desierto, arqueología y viñedos secretos. Recuerden darse un salto por las Líneas de Nazca.

5. Huacachina: aventura y atardeceres sin fin

Una de las sesiones más originales para los amantes de la aventura y los paraísos secretos de Ica es Huacachina. Una experiencia en buggy, llena de emoción, con fotografías dinámicas, con mucha acción. El atardecer en lo alto de sus dunas o en medio de una fogata junto a su espejo de agua. Tanto si se trata de una sesión pre como post boda, encontrarán la logística necesaria a un paso. Eso sí, novias, recuerden llevar un peinado recogido o fácil, pues durante la hora dorada los vientos son incontrolables. 

Boulares Fotografia

6. Mirador de Yanahuara: para una sesión cargada de tradición

Arequipa, también conocida como La Ciudad Blanca, y su centro histórico es otro de los destinos para obtener un buen repertorio de fotos pre o post boda. Su arquitectura prístina en sillar rodeada de volcanes dormidos, son hoy por hoy ese lugar perfecto que toda pareja espera encontrar. No querrán irse sin retratarse en una de esas hermosas casonas coloniales con vistas maravillosas. Ideales para jugar con distintos planos. 

7. Caral - Supe: historia como telón de fondo

A unas horas de Lima se encuentra la imponente ciudadela arqueológica de Caral, que con su particular color tierra los remontará en segundos a su glorioso pasado. Apostada a tan solo un paso del Puerto de Supe, no hallarán un lugar con mejor contraste cultural donde obtener lindas fotos de playa como pintorescas.

Hans & Roxes

8. Leimebamba: naturaleza y cultura en el norte central

Cultura y naturaleza son dos palabras que describen con justicia la tradicional ciudad de Leimebamba ubicada en Chachapoyas. No solo alberga la majestuosa fortaleza de Kuelap, también las cataratas de Gocta, museos y oníricos espejos de agua. Déjense envolver por ese misticismo propio del lugar y enriquecer su álbum con fotografías imperecederas, como su propio pasado.

9. Ciudad de Cusco: para una sesión pre o post boda inmortal 

Caminos empedrados, templos, ciudadelas y fortalezas de día; noches de angostas callejuelas y de luces cálidas; así es Cusco. Sus colores sepia, contrastarán con ese vestido de novia 2019 y el traje de novio. Una sesión en la que tanto como el escenario y los protagonistas jamás podrán pasar desapercibidos.

Renato Ghilardi

10. Lago Titicaca y su azul silencioso para una sesión única

Naturales o artificiales, las islas asentadas en la hermosa bahía del Lago Titicaca del lado peruano, en plena Meseta del Collao, representan otro de esos telones insuperables que tiene Perú para una sesión pintoresca. No renuncien a su colorido, para darle vida al álbum fotográfico más memorable de sus vidas, el de su matrimonio o pre boda. 

11. Paucartambo: la sesión pintoresca en el corazón del Perú

Pequeño y pintoresco, empedrado de callejuelas blancas y balcones azulados, es uno de los puntos obligados de visita a su salida de Cusco con dirección Puerto Maldonado. A tan sólo 4 horas de Ollantaytambo, es todavía hoy en día una pequeña ciudad por descubrir. Silenciosa e ideal para obtener las mejores fotografías de cualquier álbum con aroma a peruanidad.

Marcos Herrera Fotografía

12. Villa Rica: selva todo el año

Villa Rica en Oxapampa responde a aquellos novios que busquen cultura viva, profundos mestizajes y naturaleza. Si se imaginan una fotografía inmersos en grandes extensiones de bosques abrasadores y románticos, pónganlo en su lista. Puede visitarse todo el año y se ofrece como otra buena alternativa de locación fuera del asfalto para una sesión de fotos espectacular.

13. Parque Nacional Huascarán: los glaciares como telón

Si están buscando un poco de aventura, los invitamos a imaginar esa sesión pre o post boda teniendo como telón de fondo uno de los tesoros más preciados de Perú, la Cordillera Blanca. Cientos de espejos de agua rodeadas por imponentes montañas y glaciares son solo un adelanto de lo que espera por ustedes. No existirá otra sesión como la suya y los fotógrafos nupciales más aventureros desearán asumir ese reto. Tanto la luz de la mañana como de la hora dorada no tienen comparación en otra parte del país. No olviden preguntar por los albergues o refugios de montaña en el Parque Nacional Huascarán.

Saulo Lobato Fotografía

14. Amazonía peruana: el lienzo que todos quieren para su sesión

El río Amazonas que cruza la Región Iquitos se corona como otro de los lienzos naturales que bien vale la pena conocer, y por qué no, disfrutar en pareja a la vez que se ocupan de una sesión de fotos original. Consulten por las embarcaciones ‘todo incluido’ que cruzan en una semana el río más grande de América del Sur, con paisajes en movimiento. Noches de hamaca y a la luz de velas, totalmente desconectados.

15. Parque Nacional del Manu: para una sesión lejos del mundanal ruido

Si están pensando en una experiencia fotográfica al estilo Indiana Jones, la Reserva Nacional del Manu es la respuesta a todos sus anhelos. Si bien es cierto deberán navegar río adentro para perderse ante su majestuosidad, es posible coordinarla previamente con agencias eco turísticas que se encargarán de ello. Además de obtener fotos maravillosas disfrutarán de una sesión pre o post boda emocionante y enriquecedora.

Four Winds Productions

Una vez cruzado el umbral de la imaginación, de admitirse una sesión pre o post boda fuera de su ciudad de residencia para explorar algún paraíso escondido peruano. La creatividad suelta en plaza, no parará hasta encontrar ese sitio idílico que siempre soñaron. Tal como lo vienen haciendo con todos los detalles de su gran día, desde sus argollas de matrimonio hasta tu coqueto bouquet de novia. Todo tiene que ser único y sobre todo, muy personal.