Dos Fotógrafos

Así como ya están averiguando sobre los trámites para separar la fecha de la boda religiosa y civil, para cerrar contrato con el proveedor de decoración para matrimonio y seleccionar el diseño de partes de invitación. También llegará la hora de ocuparse de todo lo relacionado a su viaje de recién casados. Porque no se trata de dejarlo para última hora. Como se habrán dado cuenta cuando quisieron que determinado chef pastelero se encargara de la preparación de la torta de matrimonio y se toparon con una agenda ocupada. Sigan leyendo y conozcan más de todo lo que descubrirán en su soñada luna de miel en Cuba, les presentamos los 10 mejores lugares que les ofrece esta maravillosa isla caribeña.

1. La Habana Vieja: la historia que perdura

Este Patrimonio de la Humanidad está lleno de historia: desde la Plaza de la Revolución, sus museos, su catedral y hasta sus autos de época. Su centro histórico los deslumbrará y cada rincón los enamorará: a pie, en auto, bicitaxi o cocotaxi. Probarán el ron del Museo del ron, y si gustan adquirirán tabaco cubano de primera mano. Ingresarán a las Cuevas de Taganana en el Hotel Nacional de Cuba, beberán por su felicidad en la Bodeguita del medio o la Floridita: dos bares - restaurantes icónicos. Se dejarán hipnotizar por el jazz de La zorra y el Cuervo, y no se perderán ni una pieza de la música cubana en los mejores espectáculos. Aprovechen y hagan su sesión postboda posando junto a los autos clásicos, como cuando bajaste de la limosina luciendo tu vestido de novia 2019 y llevando en una de tus manos tu ramo de flores naturales.

La Habana Vieja

2. Baracoa con sabor a chocolate

Forma parte de la provincia de Guantánamo, a 13 horas en auto desde La Habana. Conocerán sus fincas y descubrirán los rincones de la fábrica de cacao, que habría sido fundada nada más y nada menos que por el Che Guevara. Durante el tour de cacao probarán algunas delicias preparadas con este fruto, como el chorote: bebida elaborada en base al cacao, leche de coco (…). Recorrerán en balsa el río Tao, el más caudaloso de la isla, y verán la exuberante vegetación que lo resguarda. El atardecer será un gran pretexto para caminar por el malecón y tomarse algunas fotografías.

3. Camagüey: la ciudad de los tinajones

Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco. Se encuentra a 6 horas y media de distancia de La Habana. Aquí habrá tiempo para recorrer sus calles, admirar sus paisajes, descansar en la arena blanca bajo el inmenso cielo cerca de las aguas turquesas de playa Santa Lucía. Una de las artesanías a la venta quedaría como un hermoso recuerdo.

4. Cayo Coco y su belleza paradisíaca

La blancura de la arena, el azul del cielo y el turquesa del mar se dieron cita en esta pequeña isla denominada Cayo Coco para dejar de lado la tensión por los permisos para su matrimonio en la playa o la elección de los colores de la decoración de local para matrimonio. Cayo Coco se encuentra a poco más de 6 horas de La Habana vía terrestre. Los deportes acuáticos y la diversión nocturna estarán presentes como cereza en el modelo de torta para matrimonio.

5. Cayo Guillermo: amor, playa y arena

La playa Pilar es una de las más recomendadas en este islote que se encuentra entre Bahía de Los Perros y el Atlántico. Las fotos quedarán espectaculares con el fondo de este incomparable paisaje: en la arena o bajo el mar verde en plena práctica de buceo. Solo se encuentra a un poco más de 30 kilómetros de Cayo Coco. ¿Por qué no aprovechan y conocen estos dos lugares de aguas paradisíacas?

Cayo Coco

6. Cienfuegos: la perla del sur

Está a casi 3 horas de distancia de La Habana vía terrestre. Disfrutarán de su centro histórico, lugares y edificaciones más famosos, como: el parque Martí, el Palacio Ferrer, el Teatro Terry, el boulevard en la calle San Fernando. Brindarán, pasearán en lancha y se escaparán por unas horas para darse un chapuzón en La pocera de los enamorados, en el Parque Natural el Nicho, a poco más de una hora del centro de Cienfuegos.

7. Gibara: la villa blanca de los cangrejos

El mar no pasa desapercibido en esta costa norte del oriente cubano, ni tampoco sus calles y edificaciones, gracias a los miradores y sus paseos. Comerán platillos con alimentos recién salidos del mar y visitarán antiguos fortines que cuentan un poco de la historia de Gibara. Y si van en el mes de abril tal vez se animen y participen del Festival Internacional de Cine de Gibara, con lo mejor del cine independiente. Ya que están relativamente cerca de Holguín (a menos de una hora) procuren conocerlo.

8. Santiago de Cuba: ciudad musical

Es productora de ron y su gente lleva la rumba en su sangre. Anímense a bailar, relajarse en el mar, conocer la cultura santiaguera, brindar por la dicha de estar juntos en Cuba y por conocer algunos de sus lugares históricos como: el Castillo de San Pedro de la Roca del Morro. Si viajan desde los primeros días de julio disfrutarán del Festival del Caribe y luego del Carnaval Santiaguero.

9. Trinidad: ciudad museo de Cuba

Sus casonas coloniales, la iglesia de la Santísima Trinidad, sus museos y la playa Ancón serán algunos de los motivos para no querer irse de Trinidad, ciudad perteneciente a Sancti Spíritus. Entre los museos conocerán el de música y el romántico. En este último hallarán piezas de cristal y porcelana. También beberán uno de los cócteles originarios de Cuba llamado La canchánchara, preparado con aguardiente de caña, miel de abeja, agua, hielo y jugo de limón. Y pasearán a caballo hasta la cascada Hoyo del Pilón.

Trinidad

10. Varadero

Es una de las ciudades más visitadas de Cuba por sus playas y su cultura. Goza de una importante zona hotelera para que pasen un merecido viaje de bodas. Durante su recorrido en el Turibus conocerán un poco más de Varadero y se deslumbrarán con la belleza de sus playas. Se adentrarán a la Cueva de Saturno para bañarse en sus aguas cristalinas y a la Cueva de Ambrosio para observar arte rupestre. Y colocarán sus nombres en la arena blanca de Varadero.

Antes de ir a Cuba: ¡tomen en cuenta!

Para llegar a este país de clima tropical primero deben obtener sus visas de turistas en la Embajada de Cuba en Perú, ubicada en calle Choquehuanca 135, San Isidro y con número telefónico 512-3400. Para solicitarla llevarán sus pasaportes vigentes, boletos de avión, DNI de cada uno y el pago de S/80 soles por persona. La visa se entrega el mismo día. Tengan en cuenta que la atención es de lunes a viernes de 9 a.m. a 12:45 p.m.

Si viajan con agencia, no se olviden de preguntar si ellos se encargan de este trámite. El ingreso a Cuba requerirá que cuenten con seguro médico. Se recomienda llevar efectivo a la isla, no tanto en dólares estadounidenses sino en euros, porque este último brinda más beneficios cuando se cambia a monedas cubanas: cuc (peso convertible cubano, usado más por los turistas). En su estadía también descubrirán el cup, la moneda nacional del país. Por ejemplo: un euro sería el equivalente aproximado a 1,14702 cuc; un dólar a 1,00000 cuc, y un sol peruano a 0,298299 cuc. Además, un cuc sería igual que 26,5000 cup. Parece un poco enredado, pero ya en la cancha se convertirán en expertos. ¡No dejen de averiguar precios por internet para que se hagan una idea de cuánto llevar!

Varadero

¿Dónde quedarse? ¡Y otro dato más!

En la isla la oferta hotelera es muy variada: podrán pasar su luna de miel en Cuba en hoteles, hospedajes y casas. Como lo leen, casas. Porque muchas familias cubanas alquilan espacios en sus viviendas para los visitantes, ofreciendo no solo un lugar para descansar, sino también su hospitalidad y parte de su vida diaria. En sus manos está la decisión final: ¿cuál prefieren?
A diferencia de nuestro país, el acceso a internet es restringido y requiere que los interesados compren una tarjeta de internet: valorizada en un cuc por hora. Existen lugares seguros para adquirirlos. Antes de alistar maletas consideren descargarse el mapa de Cuba para que funcione sin wifi.

Cada lugar que visiten será siempre un encuentro con lo mejor de la isla y su gente, por lo que solo les quedará aprovechar cada momento de su luna de miel en Cuba. Hagan que cada instante valga la pena, como les sucederá cuando tu prometido te vea ingresar a la iglesia con tu espléndido vestido de novia o al intercambiar sus argollas de matrimonio después de la bendición de Dios ante todos sus queridos invitados.