La nueva normalidad, impuesta por la pandemia, ha implicado muchos retos. Pero si el amor es importante y su entrega de argollas de matrimonio es lo primero, la responsabilidad y la creatividad en el cuidado personal y colectivo, será lo que prime cuando se reanude la celebración de las bodas en nuestro país. Además de pensar en la mascarilla que combine con el vestido de novia o en una preciosa decoración para matrimonio que cuide la distancia entre sus invitados, creen recuerdos o detalles de boda que inviten al autocuidado y al cuidado de los otros. Inspírense con estas ideas a tener una boda preciosa y, sobre todo, protegiendo la salud de todos sus invitados.

1. Mascarillas quirúrgicas

Los tapabocas o mascarillas quirúrgicas siguen siendo los más recomendados por los organismos de salud a la hora de protegerse. Ahora, si buscan darles un poco de color o contrastarlos con sus ramos de flores naturales, manden a confeccionar unas mascarillas en tela quirúrgica o cambre, que guarden todas las especificaciones. La salida clásica, pero elegante, son unos tapabocas negros para los hombres y tapabocas blancos para las mujeres.

2. Mascarillas personalizadas: en tela con impresos o bordados

Los tapabocas en tela se han popularizado y especialmente para la boda, ofrecen muchas alternativas fantásticas: desde sutiles bordes de encaje, hasta la opción de bordar un motivo de boda que haga juego con la decoración de local para matrimonio. Estampen un dibujo o mensaje divertido que, en medio de las circunstancias, les deje unas fotos originales y curiosas. A la hora de comprarlos o confeccionarlos, tengan presentes las últimas reglas para asegurar su protección, por ejemplo, la combinación de 100% de algodón con gaza.

3. Botellitas con gel hidroalcohólico

El gel antibacterial es el aliado número uno en contra de los virus. Doten a sus invitados de pequeñas botellitas para la boda. Impriman adhesivos con mensajes alusivos a la boda o al cuidado grupal y ubíquenlos en cada botella. Acompañen cada frasquito de una cinta o un delicado lazo con los colores del enlace, con el que los invitados puedan llevar el gel al cuello y usarlo permanentemente.

4. Sachets de pañitos con alcohol

Debido al poder desinfectante del alcohol, su uso en la limpieza de las superficies sigue siendo uno de los más recomendados. Entregar sachets de toallitas con alcohol ayudará a sus invitados a limpiar, tantas veces como sea necesario, las superficies que compartirán. Desde las sillas para rezar en medio de la decoración de iglesia para boda, hasta la mesa y los cubiertos.

5. Kit antivirus

Si no quieren elegir entre uno de los elementos que garantizan la seguridad y protección de todos, armen conjuntos antivirus que lo incluyan todo: tapabocas, pañitos de alcohol o alcohol en spray, jabón antibacterial y unos pañuelitos o kleenex. En tiempos de contingencia, todos los cuidados son indispensables.

6. Frasquitos con jabón antibacterial

Y si quieren acabar con los gérmenes, la clave es que sus invitados puedan lavarse las manos tantas veces como sea posible. Para esto, dótenlos de frasquitos con jabón antibacterial. Háganlo especial eligiendo colores que contrasten con su boda o con aromas que sean verdaderamente agradables. Además, personalicen cada frasquito con el nombre de sus invitados.

7. Caretas o máscaras transparentes

Uno de los mecanismos más efectivos de protección son las caretas o máscaras de acetato. Particularmente para la boda reportan muchos beneficios: facilitan que las personas vean sus rostros y permiten poner colores o imprimir mensajes en la franja superior. Aunque la interacción deberá ser medida, las caretas permitirán reducir las posibles barreras de los adornos para matrimonio.

8. Pamelas o sombreros de alas anchas, muy anchas

Si algo invita a la distancia, son las barreras físicas. Ideales para matrimonios en verano, las pavas, pamelas o sombreros, invitarán a sus invitados a conservar la distancia. Sin embargo, recuerden que esto no suplirá el tapabocas y los lavados de manos frecuentes de todas las personas que recibieron su modelo de partes de matrimonio.

Los cambios han traído consigo una enorme conciencia sobre nuestro bienestar personal y el de nuestras familias. También han demostrado que el amor y la esperanza sobreviven a cualquier circunstancia y que, por fortuna, seguirán llegando partes de matrimonio, con buenas y maravillosas noticias. Aunque los centros de mesa para boda marquen la distancia entre las personas, sus corazones están más unidos que nunca. Que estos asépticos detalles de boda les recuerden que, cuando hay amor, todo es posible.