“Este vestido de novia me gusta más para ti “ o “¿por qué no invitamos a tal o cual pariente?”. Podrían ser algunas frases que alguna entusiasta madre se anime a decir a los futuros contrayentes, por lo que nunca está de más contar con algunos tips para saber cómo manejar la situación de forma asertiva, poniendo atención a las sugerencias, pero también respetando la decoración para matrimonio que ustedes aman o el tipo de tarjetas de matrimonio personalizadas que se mueren por compartir entre sus invitados.

1. Infórmense sobre los detalles

Armar un plan de trabajo, tener claro el presupuesto y contar con información sobre lo que necesitarán durante estos meses, en los que tendrán que entrevistarse y coordinar con distintos proveedores sobre la decoración de local para matrimonio o el diseño de tarjetas de invitación, les ayudará a estar preparados y contestar con cortesía y con base, si escuchan alguna queja o comentario con el que no estén de acuerdo de parte de sus madres.

Migamah Fotografía
Migamah Fotografía

2. Primero planifiquen

A la luz de las velas o escuchando sus melodías favoritas conversen sobre cómo serán divididas las responsabilidades entre los dos, en qué aspectos serán flexibles y en cuáles no, en qué actividades necesitarán apoyo y cómo podrían involucrar a algunos de sus amigos y familiares, especialmente si se trata de las madres de ustedes.

3. Pregúntenles si están interesadas

No todas las madres deciden involucrarse inmediatamente en la planificación de la boda de sus hijos, no porque no les importe, sino porque esperan recibir la invitación o simplemente consideran que la boda es de los novios y para ellos. Así que, si les gustaría contar con su ayuda en algunos puntos de la lista de tareas, pregúntenles si desean hacerlo y cuéntenle en qué les gustaría que los apoyaran.

Edinson Photography
Edinson Photography

4. Muéstrense seguros de lo que quieren

Si su sueño es celebrar su matrimonio en la playa solo con las personas más allegadas o un matrimonio en el campo en la casa de la abuela, por más que sus madres prefieran el mejor salón de la ciudad o una lista de invitados que sobrepase las expectativas, háblenles claro, con respeto y mucho cariño sobre lo que realmente quieren ustedes. Ellas podrían resentirse un poco, pero con los días entenderán que lo decidido los hace realmente felices.

5. Escuchen sus sugerencias

No porque tengan claro lo que quieren cerrarán sus oídos y pondrán mala cara a los demás, recuerden que otras ideas pueden enriquecer lo que ya tenían planificado. Escuchen con atención, evalúen juntos y decidan.

Hasta la Raíz
Hasta la Raíz

6. Conversen, no se molesten

Algunas madres parecen dispuestas a convertir la boda de sus hijos en el más grande de sus sueños y empiezan a decidir esto o aquello sin consultarles, o no dejan de decir que ellas harían mejor determinada cosa que la persona encargada. Gracias a la vida esto no pasa siempre, pero hay que saber hablarles con honestidad y con mucho cuidado para que no sientan que las quieren hacer a un lado, pero sí para que tengan claro que la boda es de ustedes, que agradecen su apoyo, pero que quieren decidir lo que consideran mejor.

7. Dejen claro el tema de las invitaciones

Es uno de los temas de nunca acabar. En los meses previos a la adquisición de los modelos de partes de matrimonio comienzan a surgir nombres que los novios nunca antes habían escuchado o se intenta agregar a determinados parientes a los que no han visto en años. Por eso es necesario que evalúen varias veces su posible lista de invitados para que no tengan ninguna duda, para que, si no existiera posibilidad de incluir a nadie más, sean sinceros con sus madres.

Making Focus
Making Focus

8. Cuéntenles sus progresos

Está bien que sus madres no estén presentes en todos los aspectos de la boda, pero eso no quita que les cuenten cuándo serán las fechas de las pruebas, sobre algunos detalles de la decoración vintage de boda o los pormenores de la sesión preboda.

9. Invítenlas a las pruebas

Si consideras que tu mamá será demasiado crítica en la prueba del vestido de novia con encaje que tanto te gusta, tal vez podrías invitarla a la prueba del banquete o a escuchar la muestra musical de la orquesta que amenizará el evento. Lo importante es que tantos sus madres como ustedes se sientan cómodos y felices en la planificación.

Ray Valdivia
Ray Valdivia

10. Compartan momentos

Que todo no se quede en la boda, salgan juntos a cenar, a ver una película familiar, a practicar algún deporte, realizar un viaje corto o regálenles una hora de spa familiar. Como una pequeña muestra de agradecimiento por su apoyo incondicional y lo que significa tenerlas en sus vidas.

Que el segundo domingo de mayo sea solo un pretexto para decirles cuánto las aman, pero que todos los días de sus vidas sea motivo para cuidarlas, quererlas y hacerlas sentirse las mujeres más importantes del mundo. Porque merecen eso y más ¿qué les parecería sorprenderlas con dos réplicas del bouquet de novia, o separarles citas con los mejores peluqueros de la ciudad para que se encarguen de sus peinados recogidos para el día de la boda?