VEOV
VEOV

Las madres nos conocen, comprenden y aman como nadie. En tanto cuentes con la fortuna de su compañía, aprovecha cada minuto de la planeación de tu boda, para hacer de la entrega de las argollas de matrimonio, un precioso recuerdo para ambas. Las mamás son una ayuda imprescindible: desde acompañarte en la elección del vestido de novia hasta ayudarte con la creación de la decoración para matrimonio, las madres pueden ser unas expertas en la gestión de la boda. Aquí tienes estas y otras ideas para que ambas vivan con gusto este inolvidable y divertido acontecimiento.

1. De shopping

Dado que las madres viven todo dos veces, en carne propia y a través de sus hijos, prepárense para vivir juntas la emocionante experiencia de comprar el vestido, la joyería, los zapatos y hasta la lencería juntas. Es la época de la tecnología así que explícale a tu mamá cómo y dónde puede ver las galerías de los modelos de vestidos de novia, estará encantada de encontrar al alcance de su mano cientos de ideas para su preciosa hija. Pruébate todo con tu mamá, aunque sus ojos son de amor infinito, también sabrá elegir lo que mejor quede a tu personalidad y figura.

2. En la definición, selección y organización de tus invitados

Las madres siempre saben cosas que pasamos por alto: desde los amigos que nos han acompañado desde niñas, hasta los familiares que nos hicieron la vida feliz cuando estábamos pequeñas. Así que, a la hora de definir a quien enviar el modelo de partes de matrimonio, ten a tu lado a tu mamá y pídele que anote todas las personas clave de tu vida. Además, a la hora de definir la organización de la recepción, su agudo y sabio sexto sentido, será la mejor guía.

3. Como parte de tu ceremonia

Dentro de los roles más formales que puede tener tu mamá está el acompañarte en el pasillo o ir junto a tu padre en medio de la decoración de iglesia para boda. Depende del tipo de ceremonia, pero puedes organizarla de tal forma que le brindes el justo homenaje, camino al altar. Tu mamá puede ser la primera en esperarte al terminar el recorrido, ser parte de la procesión si vas del brazo de tu padre o cumplir el protagónico papel de conducirte a tu esposo si ha sido tu principal guía y ayuda, ahora y siempre.

​Katana Wedding
​Katana Wedding

4. Eligiendo las delicias del menú bridal

Como con los invitados, las mamás tienen secretos culinarios que serán claves a la hora de definir el menú para tu boda. Desde los alimentos que están en temporada, hasta los mejores lugares para conseguir esto o aquello, las mamás son unas consejeras gastronómicas perfectas. Incluso sabrán lo que tus familiares pueden o no comer y te recordarán las tradiciones familiares, esenciales a la hora de reflejar en el menú la cultura y gustos de los comensales.

5. La mejor de las anfitrionas

Nada como la mamá en el rol de saludar, abrazar y dar la bienvenida a tus invitados. Asimismo, solo ellas pueden dar un buen adiós y el mejor de los agradecimientos. Es muy importante que definas un espacio para esto, pues demuestras la atención y la importancia que das a tus invitados. Tu mamá, en medio de tus preciosos arreglos florales para boda, puede turnarse con tu suegra para cumplir este crucial rol.

PassionLove Films
PassionLove Films

6. Tu soporte emocional, tu ancla

Tu mamá puede ser el punto fijo que necesitas para mantenerte estable durante todo el proceso de la boda, el lugar seguro donde encontrar palabras de sabiduría, buenos consejos y apoyo emocional. La boda puede estar cargada de emociones y tensiones con tu futuro esposo, con tu familia, con tu próxima familia política o con los proveedores de los adornos para matrimonio. De ahí que sea fundamental que sepas y sientas su amor y protección. El mayor y mejor trabajo durante la planeación de la boda será ser la mamá perfecta que ha procurado ser para ti, toda la vida.

No hay nada como contar con el apoyo de tu mamá mientras organizas la boda: sus consejos son perfectos, su ayuda es invaluable y su apoyo emocional es imprescindible. Así como ella te conoce, tú la conoces a ella, permítele que sea tu mano derecha en todo lo que haga mejor: si es la más organizada, deja que se encargue de la logística y la coordinación de tus damas de honor y sus vestidos de fiesta, pero si su fuerte no es ese y en cambio se le da bien el diseño y el manejo de los colores hazla responsable de tus centros de mesa para boda. En todo caso, lee otra vez esta lista y llénate de motivos para compartir el tiempo con ella.