Cuando todavía no encuentras tu vestido de novia, no se deciden entre tantas bellas opciones para los arreglos florales para boda o no tienen claro cómo les gustaría su torta de matrimonio, entendemos, no tienen cabeza para pensar en otra cosa. Pero ahora que ya están en esta etapa, en la que cada uno tiene una responsabilidad, es bueno recordar a sus invitados pequeños. Los niños en las bodas son una bendición, pero lo serán más aún, si ambos disponen lo conveniente para que estén entretenidos y engreídos toda la jornada. ¿Qué les parece estas ideas?

Mesas bajas

Los niños son más pequeños por lo que las mesas y sillas estándar podrían quedarles muy grandes. Los centros de mesa para boda también deberán ser menos ostentosos y más bien, lúdicos para ellos. Si desean capturar su atención desde el principio tienen que empezar por aquí.

Menú ligero pero atractivo

Será dinero al agua si cuentan el cubierto de los niños como el de un adulto. En cambio, pidan a su proveedor, un menú especial para los pequeños. Menores cantidades y presentaciones atractivas.

Área de juego segura

Los pequeños necesitan correr gritar e ir de un lado a otro, sin arruinar su lograda decoración vintage boda a su paso. Crear un área de juego segura es casi una necesidad. Revisen su presupuesto y estimen si necesitan alquilar uno de estos centros de entretenimiento para niños. Con cubos, cojines, petates, piscina de pelotas o columpios. También podrían armarla ustedes mismos con un poco de creatividad.

Pensar en la animación

Llegado un momento no habrá forma de controlar a los pequeños sino es con un poco de talento. Los títeres o cuentacuentos son ideales en estas situaciones pues no necesitan una gran logística así se trate de un matrimonio en el campo o la ciudad. Bastará un área donde no haya ruido y muchos cojines. Eso sí, contratar a la persona idónea en esas artes.

Rincones creativos

Parece mentira, pero incluso esa mesa con esos adornos de matrimonio especiales para los más pequeños, podría convertirse en su rincón creativo en un abrir y cerrar de ojos. Finalizado el banquete transfórmenla en ese lugar que adorarán abasteciéndola de útiles de dibujo y pintura. Lápices de colores, crayones, plumones, cuadernos para colorear, papeles en blanco, cartulina, figuritas, sellos y libros de cuentos. Claro que también podrían acondicionar otro espacio para el mismo fin si lo tienen. Con petates, cojines y materiales para que se diviertan algunas horas.

Disponer de niñeras

Si desean engreír no solo a los niños sino a sus padres, sus invitados especiales de su romántico matrimonio en la playa no descarten la contratación de una niñera o dos. Ellas se encargarán de los más pequeños y ver que no haya accidentes que lamentar. Su trabajo se paga por horas y podrían necesitarlas en los momentos cumbre de su banquete y fiesta.

Regalos sorpresa

Así como los adultos recibirán un suvenir de matrimonio los niños podrían tener un regalo sorpresa. Lápices de colores, libros para colorear, crayolas plastilinas o sus golosinas favoritas en un bolsito o cajita especial. Volverán a casa con la sonrisa de oreja a oreja.

Con ese mismo celo con el que buscas tu bouquet de novia que se caracterice por ser un ramo de flores naturales o tu amado se dedica a encontrar sus aros de matrimonio, conságrense a sus invitados pequeños. De esta manera sus padres, tal vez un colega del trabajo, un hermano, esa tía o amiga, sentirán que han sido maravillosamente atendidos, y que han asistido a una boda como pocas ¡o ninguna!